Colombia , octubre 31 de 2014 | Actualizado hace 8 minutos
rss facebook twitter móviles clima trafico preguntas

El posconflicto de las pequeñas cosas

ImprimirComentar Chiviemos a la guerrilla y gobierno: firmemos la paz en diminutos conflictos que diariamente magnificamos en Locombia.
Hoy por Hoy | 9 de Enero de 2014
Tomada de "Wikimedia Commons".
Por Gustavo Gómez Córdoba

Voy a decir algo que parece salido de una de esas credenciales de Hallmark tan populares en los ochenta y que luego tuvieron su evolución rosa en las tarjetas de Timoteo, un señor sin facciones pero, quien lo creyera, capaz de lograr expresiones inimaginables en las mujeres enamoradas.

Lo que voy a decir, cursi, rosa, manido, de cajón y pasado de moda es: hagamos el amor y no la guerra. La frase, que hoy parece un cándido lugar común, tiene padre oficial. En abril de 1965, un alumno de la Universidad de Oregón que protestaba en Estados Unidos contra la guerra del Vietnam, tuvo la idea de escribir en su suéter aquello de “make love, not war”.

Se llamaba Gershon Legman, y no se imaginó el impacto que algo tan simple tuviera en la gente. Y lo tuvo porque ese día la fotógrafa Diane Newell pescaba imágenes y le atrajo el saco de Legman. La foto llegó a las páginas del New York Times y llamó la atención de los Rosemont, Penélope y Franklin, pareja de activistas radicales que la convirtieron en calcomanía, escuditos, banderines y media docena de formatos más. Incluso Lennon le daría un empujoncito rockero al hacerla parte de su canción Mind Games, de 1973.

Pido hoy, abiertamente anclado en los cursis pero inolvidables principios de finales de los sesenta y comienzos de los setenta, que hagamos el amor y no la guerra… pero no estoy hablando de Santos y Timochenko, que juegan al gato y al ratón habanero. Pido lo que pido para situaciones mucho más caseras y corrientes.

Pido que Santos y Uribe dejen de hacerse la guerra mediática con trasfondo de campaña electoral. Pido que se den la mano como Capriles y Maduro, deponiendo la ambición que ambos tienen de pasar a la historia como el rey de la montaña de la institución presidencial.

Pido que Morelli y Montealegre hagan el amor y no la guerra… el amor lo pueden hacer en sus propias casa, con quien a bien tengan, pero que no se hagan la guerra institucional.

Pido que el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, y el senador Jorge Robledo hagan la paz, y se sienten, en beneficio de todos, a revisar las cifras de vivienda para ver cuál de los dos es el que está mal dateado. Hasta pueden invitar a un cafecito al ministro Lizarralde… no es necesario que vaya el exembajador Urrutia, pendiente de la definición de pruebas que hará mañana el Consejo Superior de la Judicatura.





Pido que hagan el amor y no la guerra Néstor Morales y José Obdulio, entendiendo la molestia del colega por los señalamientos canallas del ideólogo del uribismo, pero también amparándome en la carta en que le pide disculpas por afirmaciones calumniosas sobre un periodista que no ha hecho nada diferente a mantenerse fiel al cumplimiento de su oficio.

Que hagan el amor y no la guerra, Héctor Abad y William Ospina, Armado Benedetti Jr. y Aurelio Iragorri Jr., Samper Ospina y el profe Vélez, Fanny Lu y Montaner, Alberto Bernal y Vladdo, Higuita y César Augusto, Pacho y Francisco Santos, Pastrana y Samper e incluso, aunque sé que es prácticamente imposible, que Jorge Hané haga las paces con el buen gusto.

Sugiero que nos le adelantemos al gobierno y a la guerrilla y, ya mismo, arranquemos, como hubiera dicho Serrat si fuera menos inteligente de lo que es, arranquemos, repito, el posconflicto de las pequeñas cosas. Sería una gran noticia. Todas las otras noticias están aquí, en Caracol Radio.
Publicidad
opiniones
¿Quiere leer los comentarios o dejar su opinión?
MÁS NOTICIAS DEL DÍA

México y El Salvador impulsarán atención a migrantes y combate a narcotráfico

31 de Octubre de 2014 El presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su homólogo salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, acordaron hoy "relanzar" la relación bilateral en temas como la migración, la seguridad y el respeto a los derechos humanos.
Publicidad
Publicidad
ContactoPolítica de privacidadEmisorasPublicidadAviso LegalNoticias RSS
© CARACOL S.A. Calle 67 # 7-37 Bogotá - Colombia . Tel. (571) 348 76 00. Caracol es una empresa de Prisa Radio Miembro de Asomedios