Colombia , abril 19 de 2014 Actualizado: 20:49

Murió Carlos Zambrano, un fino y atildado caballero payanés

Bogotá ( Por Guillermo Rodríguez)
Guillermo Rodríguez | Agosto 7 de 2012
Bogotá ( Por Guillermo Rodríguez)

Todo mi patrimonio son mis amigos. (Emily Dickinson)


Carlos Zambrano deja una estela de hidalguia y señorio eso que no se estila en estos tiempos y es flor esquiva en un pantano donde aflora la ausencia de las mínimas normas de educaciòn en el trato entre los seres humanos.

Abogado , payanès por todos los costados , historiador, me hizo ver lucidamente a un país rico en espiritualidad y que tiene mucho que ver su Cauca natal. Nada le era extraño en lo que ha sido el devenir de esta patria y lo hacia con su habitual elegancia, un hablar pausado, ritmico y salpicado de anécdotas y vivencias. Todo despojado de pretendidas superioridades con su interlocutor.

El mundo del toro me permitiò conocerlo , entrar en el recinto sagrado de su sabiduria que delataba a un hombre estudioso; le oí, siempre, con respeto y admiraciòn su elocuente verbo para saber un poco más de Bolivar, Mosquera, Santander, los procesos de desamortizaciòn de bienes de manos muertas, la tragedia de nuestras guerras civiles en el siglo 19 ,las aflicciones de su paisano Caldas, la amantisima dedicaciòn a la patria de Nariño y las desventuras de los desencuentros de nuestros caudillos tras sellar en los campos de Boyacá la gesta de la independencia......

Tomasista sin remedio, creía que este torero era la reivindicaciòn de los màs sagrados valores de la tauromaquia...

Se va un caballero forjado a la antigua, un hombre limpio de corazòn que veía con pasiòn el mundo del toro y por eso sin vacilar aceptó la invitaciòn de su coterraneo Felipe Negret para formar parte de la Corporaciòn Taurina de Bogotà del que era uno de sus màs activos integrantes.

Se va un señor,. un amigo. Deploro su partida porque de un tajo me quedo sin ese conversador inteligente y austero en las formas pero pleno en el fondo de su alma que en muchas ocasiones me orientò para ser mejor en el peregrinaje por la tierra.

Hace unos meses en  la temporada de Bogotá disfruté en el patio de cuadrillas y en el callejón de su buena parla. Era una cita no propuesta pero valida en tanto matadores, subalternos y mozos de espada velaban sus armas de caballeros para el ritual taurino. Lamento no haberlo tratado màs.

A su familia, a sus amigos, a sus colegas, a la Corporaciòn Taurina, sin excepciòn, transmito el`profundo pesar porque un payanés ilustre y miren si los hay en esa ciudad de patriotas, se ha ido...Importa menos la enfermedad, importan menos las circunstancias del dolor en su lecho de enfermo porque sé que las superò con la altura de su grandeza.

Hasta siempre Carlos Zambrano!!!!!!!




ContactoPolítica de privacidadEmisorasPublicidadAviso LegalNoticias RSS
© CARACOL S.A. Calle 67 # 7-37 Bogotá - Colombia . Tel. (571) 348 76 00. Caracol es una empresa de Prisa Radio Miembro de Asomedios